Cuando su hijo está enfermo o herido, lo primero que se le viene a la cabeza es: "¿Qué puedo hacer para que se mejore?". Ningún padre ni madre quiere que su hijo sufra. Entonces, ¿cómo decidir qué medicamentos darle o qué tratamientos probar?

Además de su pediatra, ¿en qué otras fuentes puede confiar? La publicidad en televisión y en revistas afirman que hay productos que ayudan y sanan. Los sitios web afirman tener información "de vanguardia" sobre la salud. Los programas de televisión y los periódicos informan sobre los estudios "más recientes" que muestran cuáles tratamientos funcionan y cuáles no. Uno de los desafíos de la paternidad es revisar toda la información disponible sobre la salud infantil. Algunas fuentes son confiables y otras cuestionables.

Aquí se incluye información de la American Academy of Pediatrics acerca del lenguaje de la publicidad, la buena ciencia, el cuestionamiento de las fuentes y la...

You do not currently have access to this content.