Todos los bebés lloran. La mayoría de los bebés lloran mucho desde las dos semanas hasta los dos meses de edad. Algunos lloran más que otros y algunos lloran por más tiempo que otros. Para muchos padres nuevos, el llanto es una de las partes más estresantes de la vida con un recién nacido.

En ciertos casos, el estrés extremo y la ausencia temporal de control emocional en un cuidador puede provocar acciones que resulten en traumatismo craneal por abuso. De hecho, el desencadenante más común del traumatismo craneal por abuso es simplemente un bebé que llora. La American Academy of Pediatrics publicó una declaración de política sobre los aspectos médicos de un traumatismo craneal por maltrato y resalta que las acciones que conducen a dichos traumatismos son, con frecuencia, el resultado de un cuidador que siente estrés y llega al límite de su tolerancia.

No obstante, hay un lado positivo: la clave para prevenir acciones que llevan a traumatismo craneal por abuso es entender cómo son los sentimientos de frustración, aislamiento y agotamiento durante los primeros meses de la vida de un bebé.

Por lo general, los padres nuevos pueden buscar apoyo social y ayuda externa, pero ¿qué pasa ahora que todos nuestros movimientos y contactos están restringidos? ¿Qué pasa cuando los abuelos no pueden venir a ayudar o cuando los vecinos no pasan a tomar un café? ¿Qué pasa cuando las familias se enfrentan a una pérdida repentina del trabajo, de los servicios de guardería y demás restricciones que surgen como consecuencia de la pandemia de COVID-19? Aquí le damos algunas sugerencias:

  • Pruebe varios trucos para tranquilizar. Los bebés que lloran quieren que los calmen. Probablemente tenga que probar algunas cosas, una y otra vez, antes de que se calmen. Pruebe cargarlos, alimentarlos, envolverlos, mecerlos suavemente y cantarles. Si nada de eso funciona, acueste al bebé y tome un descanso. Asegúrese de que su bebé esté en un entorno de sueño seguro (acostado boca arriba sobre una superficie firme, con una sábana ajustada, lejos de mantas suaves, juguetes, almohadas y demás ropa de cama). Si bien algunos bebés lloran mucho rato, la mayoría de los padres se sorprenden de la rapidez con la que se duermen los bebés a los que acuestan llorando.

  • Preste atención a sus propias necesidades. A veces, los desafíos de las nuevas madres pueden parecer abrumadores. Descanse lo más que pueda; intente dormir cuando el bebé duerma. Busque tiempo para usted cuando su pareja u otro adulto responsable cuide al bebé. Póngase los auriculares, llame a un amigo o a un familiar, tómese un té o simplemente relájese.

  • Conéctese con otras personas. El distanciamiento social durante el brote de COVID-19 puede generar aislamiento. Pruebe usar un chat de video o redes sociales para mantenerse en contacto. Si usted es el amigo o familiar que recibe estas llamadas, escuche primero y sugiera después. Imagine que está con el joven padre o la joven madre, que está llorando en su hombro y que le está ofreciendo consuelo sin mediar palabras. Tenga en cuenta esta imagen: puede resultar útil para que pueda brindar el apoyo social que todos los nuevos padres necesitan.

  • Use a sus "ayudantes". Involucre a los hermanos mayores lo más que pueda, animándolos a ser sus ayudantes especiales: así podrán ayudar de maneras adecuadas para su etapa del desarrollo.

  • Busque ayuda. La depresión es la enfermedad mental más común en los Estados Unidos. Si tiene antecedentes de depresión, desde antes de nacer su bebé, puede que corra mayor riesgo de sufrir depresión posparto. Hable con su proveedor de atención médica lo antes posible para que la ayude a prever esta posible afección. Muchos médicos, enfermeros y profesionales de la salud mental ofrecen actualmente consultas de telemedicina y tal vez la puedan ayudar por video o por teléfono.

  • Acérquese. Si usted es amigo, familiar o vecino de una familia con un recién nacido, este es el momento de acercarse. Piense de qué manera puede ayudar. Además del apoyo social, ¿puede comprar pañales u otros insumos para el bebé? ¿Puede llevar comida o golosinas para los hermanos o para los adultos? ¿Puede supervisar en forma segura a los niños mayores mientras están al aire libre? ¡Tal vez quieran acompañarlo cuando salga a pasear al perro!

  • Ayude a un compañero de trabajo. Si usted es compañero de trabajo de un padre o una madre que se reintegra a trabajar (en especial durante el distanciamiento social) después de una licencia por paternidad o maternidad, sea amable y ofrezca su apoyo. Si ve o escucha al bebé durante la llamada, diga: ¡Hola!

  • Busque un foro. A las madres nuevas les puede resultar útil hablar de sus experiencias con otras madres nuevas. Además de buscar ayuda de los amigos, familiares, vecinos y profesionales médicos, busque foros de conversación y comunidades de mamás que se dediquen a compartir problemas, anécdotas y consejos entre sí en línea (vea a continuación la lista de recursos).

  • Su pediatra está aquí para ayudar. No dude nunca en llamar para pedir un consejo. Los pediatras son un recurso excelente para entender sus necesidades y las de su bebé, inclusive las relacionadas con la depresión posparto.

American Academy of Pediatrics

www.aap.org and www.HealthyChildren.org

Spanish translation adapted from the HealthyChildren.org article Tips for Coping with a New Baby During COVID-19 by Robert Sege, MD, PhD, FAAP (1/13/2022).

La American Academy of Pediatrics (AAP) es una organización formada por 67.000 pediatras generales, especialistas pediátricos y especialistas en cirugía pediátrica dedicados a la salud, la seguridad y el bienestar de todos los bebés, niños, adolescentes y adultos jóvenes.

En todos los aspectos de su programa de publicación (redacción, revisión y producción), la AAP se compromete a promocionar los principios de equidad, diversidad e inclusión.

La información que se incluye en esta publicación no se debe usar como reemplazo de la asistencia médica y los consejos de su pediatra. Es posible que existan variaciones en el tratamiento que su pediatra pueda recomendar de acuerdo con los hechos y circunstancias individuales.